Las hadas en la vida de Carlota

En la cama, el padre de Carlota le lee un libro de hadas antes de dormir. Otra de las cosas que le encantan a Carlota son las historias de hadas, bosques, princesas y magia.
Se acurruca con su peluche y escucha atentamente la nueva historia de hadas del bosque que volaban en busca de nuevos prados.

Carlota es feliz de Guillermo Caballero.

Bettelheim era uno de los psiquiatras infantiles más influyentes del siglo XX. En su obra “Psicoanálisis de los cuentos de hadas” habla de la función formativa de estos personajes fantásticos. El autor decía que este tipo de cuentos tenían la particularidad de dejar ver los conflictos internos que, de alguna manera, sufren los pequeños. Trasmiten mensajes que les hacen aprender y, sin duda, a reflexionar sobre las realidades a las que se enfrentan.

¿Por qué les gusta tanto a los niños este tipo de cuentos?

Porque se sienten comprendidos a través de las historias mágicas que, página a página, nos muestran estas pequeñas criaturas.

Carlota es feliz tenía claro que es importante que el niño se sienta identificado con la historia y que contribuya a su crecimiento personal, permitiéndole identificarse en cada una de su líneas. Los cuentos deben trasmitir mensajes que aporten valor para enfrentarse a la realidad. Guillermo no podía olvidarse de las necesidades concretas de nuestra protagonista de encontrar cada noche la fórmula para dejarse llevar.

Los cuentos son una terapia en los que podemos encontrar soluciones a los problemas del día a día, las hadas… la magia para hacerlo.

Cada noche Carlota se duerme mientras alguno de sus padres le cuenta un cuento. Lo hace justo en el momento en el que encuentra un punto en común con sus hadas, ese en el que alguna palabra le ayuda a concentrarse y descubre las respuestas a algunos de los conflictos, la solución a dudas o las estrategias para enfrentarse a las experiencias al día siguiente. En ese momento se relaja y se duerme. Ya sabe qué debe hacer.

Esto es lo que deben de proporcionar los cuentos a los niños y no tan niños: experiencias y soluciones, que podamos sentirnos implicados y que sepamos que, con abrir sus páginas, entraremos en una mundo lleno de magia que nos ayudará a ver la realidad de colores.

hadas Carlota
El niño necesita que se le dé la oportunidad de comprenderse a sí mismo en este mundo complejo con el que tienen que aprender a esforzarse, precisamente porque su vida, a menudo, le desconcierta.

Bruno Bettelheim