Guillermo Caballero: Cumpliendo sueños

Estoy pasando unos días en casa de mis padres, en la playa. Es verano y aunque los mosquitos aparecen cada tarde al caer el sol, la brisa del mar hace más soportables sus raids indiscriminados. Hace una semana compré un libro enorme, no sólo por su tamaño, sino también por el temario que abarca. Su título: “El arte de Walt Disney. De Mickey Mouse a Toy Story” de Christopher Finch, de la editorial “Lunwerg” . Este libro fue publicado por primera vez en 1973, casualmente el mismo año en que nací.

El libro (un tesoro impreso en mis manos…) considerado como el análisis de mayor autoridad que se haya realizado sobre la figura y obra del famoso dibujante y empresario, recoge la historia del autor y de la compañía que fundó con la imaginación como principal proveedora de materia prima. Cuenta con docenas de fotografías, bocetos y dibujos del genial creador del ratón más famoso del mundo; desde sus primeros pasos en el campo de la publicidad hasta la gestación del imperio de la fantasía. ¡Un libro emocionante!

Todo esto, me llevó a pensar en mi relación con el dibujo, con los cómics y con la ilustración en general. Empecé a dibujar desde bien pequeño, como diversión, como evasión, como observador de la realidad y como manera de dejar impreso mi punto de vista sobre las cosas.

La pasada mañana, bien temprano, estaba en la mesa del estudio con el teclado del ordenador en una mano y ojeando el libro de Disney con la otra y recordé que mi madre había guardado por algún sitio uno de los primeros dibujos que hice de pequeño.

Busqué entre los viejprimer dibujo Guillermo Caballeroos discos de vinilo y allí estaba, compartiendo espacio con un LP de Alicia en el País de las Maravillas. Resulta que para poder dibujar aproveché la cara no impresa de la carátula del disco (cualquier espacio en blanco era un buen lugar para dejar huella). Junto con aquél disco de canciones y pasajes de la película de la Alicia de Disney se encontraban luchando un Peter Pan y el Capitán Garfio salidos de la torpe manita de un niño rubio y curioso.

 

 

 

 

He preguntado a mis padres y han estimado que debía tener 5 o 6 los años cuando hice aquél dibujo, por ahora… el más antiguo que conservo.

Peter Pan

Me he fijado que el Capitán lleva el garfio en la izquierda para poder blandir la espada con la derecha….como en la historia de Disney (en la historia original, al parecer, Garfio usaba la espada con la izquierda). He querido compartirlo con vosotros. Espero que os divierta.

 

Diversión y pasión por lo que hacemos es la base para seguir siendo nosotros aunque tengamos otro tipo de responsabilidades profesionales. Dedicar tiempo a ese niño creativo y no olvidarse de las inquietudes que lo mueven, es el pilar que nos hace levantarnos cada mañana.

Dibujar no es mi profesión, es mi sueño y me alegra poder sumar ilustraciones a este pequeño Peter Pan que espero ganara la batalla.

 

Cuando crees en algo, hazlo hasta el final
y cree en ello de forma incuestionable.

Walt Disney

 

 

Guillermo Caballero Pérez