Érase una vez…

“No tengo ningún talento especial. Solo soy apasionadamente curioso”.

Albert Einstein

No podemos transmitir algo que no se siente, sabemos que para conseguir llegar a las personas debemos ser los primeros que creamos en ello. Esta es la base para enseñar y el ingrediente mágico que hace aprender, vestirlo de pasión.
El acto de leer es motivo de debate entre padres y profesionales, con dos equipos totalmente definidos, los que consideran que debe ser una obligación y aquellos que optan por el placer de decisión. Ganan los que invitan a dejarse llevar por los libros… Y es que debemos asumir el acercamiento de los niños al mundo de los cuentos como una actividad creativa y dejar que se lleven por la motivación hacia las historias.
El placer por la lectura es algo que se puede enseñar y la mejor forma de hacerlo es a través del ejemplo, convirtiendo esta actividad en un momento único dentro de nuestra rutina familiar.

 

 

Leer es dialogar, sintonizar con pensamientos de otros, es comunicarnos con los demás y con espacios, tiempos, lugares diferentes. Al leer se desarrolla nuestra sensibilidad, y nuestro sentimiento lírico que hace más bella la vida. Leer es poder soñar, volar con la imaginación, viajar con el pensamiento, divertirnos, entretenernos; es tomar contacto con la realidad y adquirir herramientas para transformarla; leer es construir futuros…
Ester Jacob

 

 

¿Qué conseguimos invitando a los más pequeños a dejarse llevar por los libros?

• Potenciar su imaginación.
• Consolidar lazos afectivos.
• Potenciar la creatividad.
• Aprender a escuchar.
• Ampliar el universo del niños
• Mejorar las capacidades mentales.

 

La lectura no sólo es buena para mejorar el rendimiento académico sino que, a través de los valores que estos transmiten, les enseña a empatizar y a enfrentarse a situaciones difíciles que irán encontrando durante su desarrollo.

 

 

Decálogo del buen lector

 

Nuestras razones para leer son tan extrañas como nuestras razones para vivir. Y a nadie se le ha otorgado poder para reclamarnos cuentas sobre esta intimidad.

 

 

Daniel Pennac es un escritor francés cuya obra más conocida es “Como una novela”. Pennac nos habla de que nuestros hijos perderían el miedo por la lectura permitiéndoles que este momento sea algo elegido libremente, desde cómo leer hasta qué leer.
Los derechos del lector, un decálogo que debemos poner en práctica para hacer de la lectura un momento único.

  1. El derecho a no leer.
  2. El derecho a saltarse páginas.
  3. El derecho a no terminar un libro.
  4. El derecho a releer.
  5. El derecho a leer cualquier cosa.
  6. El derecho a leer lo que te gusta.
  7. El derecho a leer en cualquier parte.
  8. El derecho a picotear.
  9. El derecho a leer en voz alta.
  10. El derecho a callarnos.

 

 

 

Carlota es feliz
Extracto del primer cuento de Carlota “Una tarde fantástica con papá”

Como hoy han pasado el día en el campo, el cuento que Carlota ha elegido para que le lea su madre en la camita es de gnomos; esos diminutos personajes de gorro puntiagudo que cuidan de los bosques, de animales, de las flores y que tanto y tanto le gustan a Carlota.
Mientras su mamá recorre las páginas de la historia, Carlota no deja de imaginarse acompañando a los gnomos es sus trabajos para cuidar la naturaleza que tanto le gusta.

Guillermo Caballero