En todas partes hay tesoros…

 

Inventarte el significado de tu propia vida no es fácil. Pero está permitido…

Y creo que merece la pena…

 

Bill Watterson.

 

Ya lo decía Bill Watterson, padre de la tira cómica “Calvin & Hobbes” : “En todas partes hay tesoros”. Y entre las páginas de los cuentos de Carlota también se esconden algunos. No son tesoros en forma de cofre con monedas…Son tesoros de otro tipo, pequeños guiños procedentes del mundo de la ilustración que pretenden facilitar el descubrimiento de nuevos autores para los lectores más curiosos.

Entre las páginas del tercer cuento de Carlota, podremos encontrar dos de estos tesoros en forma de imágenes. Os doy las pistas para llegar hasta ellos:

Uno está en el capítulo de Carlota y su mamá. Para encontrarlo debéis de conocer lo siguiente: Théophile Alexandre Steinlen (1859-1923) fue un pintor francosuizo de estilo modernista muy comprometido con la justicia social y autor de una de las obras a las que el tercer cuento de Carlota ha querido rendir homenaje. La obra en cuestión tiene por título “Motocycles Comiot” (pintado en 1988) y se trata de un cartel publicitario que realizó su autor por encargo del fabricante de motocicletas (triciclos en realidad) que da titulo a la imagen. ¡Si buscáis documentación sobre sus obras reconoceréis más de una!

Este dibujo de Steinlen, de sencillas líneas en el que una joven pasea en su vehículo en medio de un paisaje campestre me ha acompañado desde pequeño ya que ha presidido siempre algún rincón de la casa de mis padres. Mientras planificaba las escenas del tercer cuento de Carlota con su mamá pensé que sería bonito hacerle un homenaje al autor del cartel emulando su escena dentro de nuestra historia. Ya que, tanto el cuento como el cartel, se desarrollan en un escenario agrícola y campestre. En el cuadro original una pareja de ancianos campesinos observa a la muchacha. En el cuento, estos ancianos son sustituidos por la madre de Carlota, su nuevo marido y, como no, por el carrito del bebé recién nacido.

 

Processed with Moldiv
¡¡Efectivamente!! ¡¡Estas son las escenas del tesoro escondido!!

 

El segundo tesoro se encuentra en el capítulo de Carlota y su papá. Para llegar hasta él hay algunas cosas que debéis de saber: Norman Rockwell (1894 – 1978) fue un reconocido y prestigioso ilustrador neoyorquino que trabajó para el Saturday Evening Post (pequeña revista que fue creciendo hasta ser una de las de más circulación en Estados Unidos). Aunque sus obras más conocidas representan escenas familiares como las que abundan en las páginas de los cuentos de Carlota, Rockwell, al igual que Steinlen, era un hombre comprometido con la sociedad. Así, desde sus lienzos, defendía con elegancia la libertad de expresión, la libertad de culto, la integración racial, la multiculturalidad, la defensa del débil, el respeto y la empatía. ¡Os recomiendo bucear y abundar en su obra!

Rockwell apareció en mi vida en forma de álbum ilustrado. Fue un regalo de mis padres. Las grandes páginas de aquel libro se quedaban pequeñas para explicar el impacto que generaban las belleza de sus imágenes unidas a la fuerza de sus mensajes sin emplear una sola frase. El trabajo de Rockwell hace suyo el refrán “una imagen vale más que mil palabras”. Quise pues homenajear al ilustrador norteamericano en la escena en la que Carlota y el resto de personajes llegan a un pequeño pueblo costero en una colorida furgoneta.

 

Processed with Moldiv
¡¡Enhorabuena!! ¡¡Estas son las escenas del segundo tesoro escondido!!

 

Estos dos autores, grandes en lo profesional y comprometidos en lo personal, se han cruzado en la vida de Carlota, quien quiere también aportar su granito de arena y contribuir desde sus páginas a construir un mundo más colorido, más justo y más feliz.

¿Te unes?…

 

Guillermo Caballero