El Futuro del Arte Conceptual

 

El arte toma la vida como parte de su materia bruta, la vuelve a crear y la modela de nuevo en formas inéditas. Es absolutamente indiferente a hechos, inventa, imagina, sueña y conserva; y pone entre sí mismo y la realidad la barrera infranqueable del estilo.

(Oscar Wilde, 1864-1900, célebre escritor, dramaturgo y poeta inglés)

 

Desde hace unas semanas imparto un nuevo taller de Creatividad y arte conceptual para alumnos de primaria y secundaria. Poder compartir  con ellos los conocimientos, fruto de la experiencia y del estudio, es para mí un lujo y una oportunidad.

 

En esta ocasión decidí que la temática futurista sería ideal para poder hacer el trasvase de conocimientos. Así, basándonos en el estudio de androides, cyborgs y naves espaciales el aula se convierte en un ágora donde se intercambian ideas, conceptos y dibujos…muchos dibujos.

 

Compartiendo mi fascinación por la obra de Ralph Mcquarrie (1929-2012), el que fuera máximo diseñador de la saga Star Wars, los alumnos van aprendiendo, sesión tras sesión, cómo convertirse en un ilustrador de provecho.

 

Lo primero que enseño es que el artista conceptual, amén de saber dibujar, debe saber crear escenarios inéditos a partir de conceptos predeterminados.

 

Un artista conceptual, les digo, debe ser capaz de “engañar” al espectador valiéndose de los conocimientos del mismo. (Entendemos por “engaño”, en este caso, a la capacidad de hacer verosímil para el observador algo totalmente ficticio). Uno pensaría que es más fácil “manipular” aprovechando la ignorancia sobre un determinado campo. Y sin embargo, artistas como Mcquairre utilizaban precisamente lo contrario, jugaban con nuestros conocimientos para hacernos creer lo increíble. Ahí residió la destreza del artista. El cómo, lo explico y lo trabajamos mucho en estas clases, llegando incluso a modelar en 3D, con sus propias manos, los diseños que ellos mismos crean.

 

En mi última clase, en lugar de arrancar con la imagen de un caza espacial en la pantalla del proyector, lo hice con la de un cangrejo de Tasmania. El cangrejo formaba parte tanto del “concepto” sobre el que crear como del “engaño” al que habría que someter al espectador.

 

El objetivo final, como futuros artistas conceptuales, era crear una suerte de máquina futurista de carga y descarga de contenedores de mercancías procedentes de buques espaciales. Y a partir de aquí, disfruté de una de las sesiones más gratificantes que he dado. Repasamos todos los puntos del proceso creativo que les he ido exponiendo y al poco se lanzaron sobre el papel. El resultado, dada la juventud de los alumnos (de 12 a 17 años) ha sido sorprendente.

 

He creído justo reconocer su trabajo en este post y aprovecho para añadir que estos alumnos están muy cerca de ascender un peldaño más en su proceso de formación. Pero lo más importante es que hemos fabricado recuerdos.

 

¡Enhorabuena!

 

 

 

foto cangrejo robot
Hace unos días encontré la noticia de esta nueva creación de ingenieros surcoreanos: un cangrejo robótico capaz de revolucionar la exploración submarina… ¿Nos habrán escuchado? Os dejamos el enlace: http://notirivas.com/?p=31944

 

 

                                                                                                                                    Guillermo Caballero Pérez